Practica en invierno el senderismo en Bardenas

En época de invierno, muchas personas dejan de practicar senderismo por miedo al frío. Hay días que la lluvia y sobre todo el cierzo de la Ribera, desaconsejan realizar cualquier ruta por Bardenas. Sin embargo, en la Ribera Navarra, muchos días podemos disfrutar de un cielo con sol radiante y una temperatura agradablemente fresquita, ideal para la práctica de senderismo.

Lo bueno del senderismo es que no requiere una gran preparación previa antes de comenzar a practicar este deporte y las características de Bardenas, con sus agradables temperaturas , escasez de precipitaciones  y suave orografía , convierten este Parque Natural en un destino ideal para poder disfrutar de sus caminos. Además, la temporada de otoño- invierno ofrece grandes ventajas respecto  la temporada de primavera-verano como es una menor afluencia de visitantes y principalmente, poder acceder a una de sus zonas más sorprendes, la Ralla , el Rallón y Pisquerra , que permanecen cerradas de febrero a septiembre por la nidificación de aves

La Ralla, el Rallón y Pisquerra

Seguro que has escuchado que la subida al Rallón regala una de las mejores vistas de Bardenas Reales, por lo que ya tienes la excusa perfecta para venir a Bardenas en invierno y disfrutar del senderismo. Esta sencilla ruta de unos 4 km se inicia desde el cruce de la Cañada de los Roncaleses con la perimetral. A un lado, nos encontramos con el cabezo de Sanchicorrota, célebre bandolero bardenero que tenía aquí su guarida y que las leyendas le bautizaron como el “Robin Hood Navarro”, y al otro lado, la pared del Rincón de las Rallas,  habitada desde hace años por numerosas parejas de buitres leonados y cada vez más parejas de alimoches, que visitan el entorno del Parque Natural entre marzo y septiembre. 

El camino discurre por la Cañada , hasta llegar a un cruce para ascender al Rallón. Una vez en la cima, podrás disfrutar de una espectacular vista 360º  que te permitirá poder interpretar mejor el paisaje que se divisa desde la perimetral. Cuando decidas dejar este lugar mágico, puedes optar por volver la punto de partida o mi recomendación: volver a la cañada para continuar caminando y llegar hasta al la base de la Arista Bonita y ascender por el Paso de los Ciervos , para disfrutar de nuevo de unas espectaculares vistas .  Y de nuevo, toca decidir, si volver al punto inicial o si aún te quedan fuerzas, llegar hasta la base de Pisquerra.

La Bardena Blanca y las Bardenas Negra

Pero además de la zona del Rallón, la Ralla y Pisquerra hay otras zonas que merece la pena recorrer a pie en la temporada de otoño-invierno, por ejemplo ascender al Cabezo de Mesalobar y disfrutar de las maravillosas vistas de la Blanca o el camino de la Estroza, desde la Cabaña de Aguirre.

Pero no sólo la Bardena Blanca dispone de magníficos caminos para hacer senderismo, sino que en la Bardena Negra también podemos disfrutar de sorprendentes itinerarios cuyo paisaje mediterráneo, está en contraste con escenario desértico de la Bardena Blanca. En el sur se ubica la Reserva Natural de las Caídas de la Negra, donde destaca el cabezo del Fraile. Otra opción es la de ir en coche hasta el Santuario de Sancho Abarca y llegar hasta la cima del cabezo de Aguilar .

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *